«

»

La demanda

Riiin! -tembló el viejo teléfono.
– Descuide, se lo diré -contestó Bass, y colgó-. Era la marmota, su bebé encontró tu agenda de citas.
– ¡Bien! -contestó Chony desde la salita- Pasaré a recogerla.
– Pasa a cogerla por el juzgado, -dijo su amigo- te ha puesto una demanda.

 

¿Que opinas? Participa con un comentario, una opinión, aquello que viste parecido a lo que se cuenta aquí...

A %d blogueros les gusta esto: